Entradas de septiembre de 2018

Conoce las 6 tipologías masculinas más actuales

 

(MEN)TAMORPHOSIS PROJECT es el estudio desarrollado por EL DEPARTAMENTO con el objetivo conocer los cambios en la imagen, valores y estilos de vida del hombre.

Este estudio reivindica que el cambio del hombre todavía no está siendo representado por las marcas y recoge las seis tipologías masculinas más actuales:

Superdaddy (Dady in Progress): altamente implicado en la vida familiar y buscador de recompensas.

Inmersos en la vida familiar 24 horas/ 7 días a la semana se declara administrador de la paz hogareña. Se involucra en las compras controlando con más detalle el gasto. Por eso, también es parte fundamental de las decisiones que se toman en casa. Toda esta “nueva” implicación como marido y padre requiere un “sobresfuerzo” al que acostumbrarse y por el que premiarse con una buena cerveza o un trozo de chocolate.

Cree que el hombre actual es más práctico, sensible y creativo de lo que la sociedad entiende. Aunque él aún se ve un poco tradicional en algunos aspectos e incluso en su consumo. Los famosos que aparecen en televisión son fuente de inspiración.

Sexyuppie (Sexy Young Urban Professional): interesado en su desarrollo profesional… y sexual.

Desconocedor de la desconexión del trabajo en casa, siente que no tiene nunca tiempo para nada más aunque… tampoco le preocupa. Inteligente y enfocado en desarrollarse laboralmente, cree profundamente en el papel dinamizador que tiene una buena imagen. Defiende que el equilibrio es posible e incluso la causa-efecto que puede tener en el éxito profesional un físico relevante.

Le gustan las marcas potentes, con una personalidad marcada, que digan más de lo que él quiere decir y se inspira muy frecuentemente en revistas masculinas.

Neoclásico: el hombre tradicional en evolución.

Conservador y fiel a sus principios, pero con intención de adaptación. Masculinidad solo hay una y es una fusión de fuerte carácter y una estética clásica y robusta. Aunque tiene raíces de vieja escuela, poco a poco va integrándose más en las tareas familiares, compartiendo decisiones sobre las compras del hogar.

Le gustan las marcas de toda la vida, las que siguen impasibles con los años y especialmente las nacionales. Debido a la crisis, tiene que elegir entre aquellas que le dan status y las que le resuelven los problemas a un precio razonable.

Spornosexual: preocupado por el cuidado físico sin descuidar su lado intelectual.

Consciente de su cuerpo definido y en un eterno work in progress, no deja al azar su peinado o la elección de su estilismo (la mayoría de las veces no pautados por la moda sino todo lo contrario). Suelen coger algunas ideas en eventos deportivos o musicales. Si cada hombre fuese un sistema solar, el número de planetas en órbita sería innumerable porque cada spornosexual consigue que su físico sea el eje central de un engranaje mucho más complejo, lleno de inquietudes, gustos dispares y aficiones inesperadas.

Hombres atléticos que buscan ser valorados por todo lo demás.

Muppie (Millennial Urban Professional): millennial socialmente activo y comprometido.

Comprometido con su entorno y consciente de poder que tiene uno mismo en la sociedad. Recicla, compra en las tiendas del barrio o productos ecológicos, acude a manifestaciones, devora libros de segunda mano, está suscrito a plataformas de series y películas… Equilibra perfectamente la satisfacción personal con la profesional, busca un trabajo que le motive y le permita hacer todo lo que le apasiona.

Viste de manera informal aunque viste con marcas y mezclando varios estilos. Se inspira sobre todo en la prensa digital especializada (masculinas y especialmente de tecnología).

Mamboh (Middle-Aged Male Bohemian): los nuevos bobo’s: anti-mainstreams no de cuna, sino de espíritu.

 Todo el tiempo dedicado al disfrute nunca es suficiente, siempre le faltan horas para hacer todo lo que quiere y calmar su ansia de ocio: escapadas, partidos de baloncesto, conciertos de jazz, cenas en los restaurantes top… Es activo, le gusta el deporte y muestra interés por el ejercicio más espiritual (practica con mayor frecuencia que la media actividades relacionadas con la relajación o la meditación). 

Aunque es de gustos caros y tiene cierta flexibilidad económica, ya no siempre proviene de una clase alta. Ha definido su personalidad en base a gustos propios alejados de los convencionalismos.

 

 

 

1